El primer email que recibimos de KyM Morris comienza así:

“¡Saludos calurosos en el nombre del Señor!  Esperamos que estén sanos y prósperos, así como prosperan sus almas – 3 Juan 2.”

Además de este cariñoso saludo, el email viene acompañado de una preciosas fotografías de la acción misionera 1 Millón de razones que dar, organizada en Camarma. El escenario del reparto, fue la Escuela ECA (Evangelical Christian Academy), y el momento elegido,  un Rastrillo anual que se organiza a mediados de mayo en la escuela ECA Camarma.

Distribuimos 903 Biblias en total, cada una junto con “El Manifiesto, Romanos: la carta que transformó el mundo” y una lista de iglesias evangélicas en el área alrededor.  Las Biblias fueron bien recibidas, incluso algunas personas volvieron pidiendo otra o más para otros familiares.

Una hermana nos contó que había visto a un joven, después de recibir su Biblia, sentarse y comenzar a leerla.  Una maestra y administradora de la escuela, nos dijo que el alcalde de la ciudad y algunos oficiales también recibieron su ejemplar.  Nos dijo que esta era la primera vez que realizaba una distribución masiva de la Palabra de Dios en un evento público de la escuela.

Habíamos terminado de distribuir todas las Biblias como para las 12:45 mediodía, y todavía llegaba nueva gente.  ¡Así que, hubiéramos podido obsequiar si hubiésemos tenido más!

En su email, este matrimonio de misioneros, nos dan las gracias por las bolsas que les dimos y por el apoyo que recibieron de Sociedad Bíblica para esta siembra de Escrituras. Nosotros, desde este medio, les damos las gracias a ellos, porque ¡juntos, entregamos las Escrituras! Recordamos con mucho cariño el día en que KyM vinieron al Hogar de la Biblia para recoger las Biblias, se percibía el entusiasmo en sus ojos y en sus hechos. ¡Juntos hemos hecho misión! Y aún… queda mucho por hacer.